¿Se puede ahorrar en tiempo y dinero en el mantenimiento de mis instalaciones solo con una cámara y un móvil?

El aire comprimido está presente en aproximadamente el 95% de las empresas, es decir, casi toda la industria utiliza el aire comprimido en su proceso productivo.

Sin embargo, es una de las energías menos controladas y con menos sensibilidad en cuanto a los costes, siendo una de las energías más costosas de las que se utilizan, y por tanto, llena de posibilidades para ahorrar y ser más eficientes.

La industria se enfrenta a grandes retos y sin duda uno de los más importantes es el de mejorar su eficiencia energética. Con el incremento de los costes en producción es vital mejorar nuestros ratios y conseguir mediante las herramientas disponibles un verdadero ahorro económico que nos convierta en industrias altamente competitivas en costes y producción.

Por ejemplo, si la sala de compresores no funciona por un problema del compresor, secador o cualquiera de los elementos cruciales en el sistema de aire comprimido, la fábrica para de producir, con las consiguientes pérdidas económicas.

Esto hace imprescindible realizar un buen mantenimiento de los compresores y el uso de la termografía para ello supone una herramienta muy valiosa para el técnico especialista, además de mejorar el servicio que al cliente final se le ofrece.

¿Cómo interviene la termografía en el mantenimiento de mi industria?

La medición termográfica se basa en el análisis de un mapa de calor sobre una superficie, una pieza, etc. Ese mapa de calor nos informa de su distribución y en ocasiones nos indica una anomalía por exceso de temperatura.

Si utilizamos esta herramienta en mantenimiento preventivo nos ayudará de una forma muy rápida a detectar problemas en su fase inicial antes de que se produzca una parada productiva y por tanto un incremento en el gasto y en el tiempo de las reparaciones de nuestra planta de producción.

¿Dónde puedo usar la Termografía? En compresores de aire en concreto nos ayuda a detectar:  
  •       Revisión del cuadro eléctrico. Pletinas recalentadas y conexiones flojas
  •       Fases sobrecargadas
  •       Revisión del rotor y rodamientos del motor eléctrico
  •       Mala lubricación
  •       Salida conducto aire
  •       Radiador aire aceite
  •       Fallo lubricación o rodamientos tornillo
 

“Nunca una medición tan rápida nos aportó un análisis tan ventajoso”.

Por lo tanto, complementar con mediciones termográficas el mantenimiento periódico del compresor, permite ofrecer un servicio de más calidad y fidelizar al cliente final.

Mediciones que hace unos años eran sumamente costosas están ahora al alcance de cualquier técnico de mantenimiento.

Conoce algunos de los productos que te pueden ayudar de la mano de Combutec a mejorar el mantenimiento de tus instalaciones.