¿Cómo funciona una caldera de gas?

Instalaciones de gas

La mayoría de nosotros dispone de una caldera de gas en el hogar para proporcionar agua caliente y calefacción en la vivienda. Normalmente solo nos acordamos de ella cuando se estropea y no valoramos el excelente servicio que nos dispensa, ya que en invierno resulta imprescindible disponer de una temperatura ideal para combatir el frío y tener el agua caliente necesaria. Sin embargo, casi nadie se ha parado a pensar en el funcionamiento de este tipo de aparatos, cada uno con sus características y prestaciones, pero todos dependientes de una buena instalación de gas que debe funcionar perfectamente para obtener todos los beneficios que puede proporcionar una caldera.

Es importante tener en cuenta que un buen mantenimiento y el cumplimiento de las revisiones periódicas pueden hacer que ahorremos mucho tiempo, dinero y disgustos con nuestra instalación de agua caliente y calefacción, para esto Combutec ha desarrollado el kit de toma de muestras para calderas estancas.

En primer lugar debemos tener claro qué es una caldera de gas. Se trata de un depósito cerrado donde se calienta el agua utilizando como combustible el gas para conseguirlo. Su funcionamiento es sencillo. La caldera dispone de un quemador que es el que inicia la combustión del gas, cuando el gas se quema es capaz de convertir el agua en vapor y de esa manera calienta el hogar gracias a los circuitos que conectan los radiadores de la casa.

No solo existen calderas de gas natural, también las hay de propano, que necesitan otro depósito externo para almacenar el gas. Otras calderas son las de gasoil, mucho más económicas, pero que requieren una salida para los gases que se generan en la combustión. Sin duda el gas natural es el más seguro y fiable en la actualidad. Estos son los tipos de caldera de gas que podemos encontrar en el mercado:

  • Calderas estancas: la cámara de combustión está sellada y los gases no entran en contacto con el aire del entorno.
  • Calderas con bajo NOx: también son estancas pero emiten menos óxido de nitrógeno a la atmósfera.
  • Calderas de gas de condensación: consumen menos gas porque reutilizan la energía del vapor de agua y son más eficientes.
  • Calderas de gas atmosféricas: la cámara de combustión está abierta por lo que contamina más y resultan menos eficientes y seguras.

Estas son algunas de las ventajas que se puede obtener con una caldera de gas:

  • Comodidad y rapidez: el hogar se calienta de manera rápida y efectiva al disponer de termostato y programador de temperatura y consumo.
  • Vida útil y limpieza: la durabilidad de las calderas es muy amplia y cada vez contaminan menos el medio ambiente.

Como hemos dicho antes una buena instalación de gas resulta imprescindible para obtener todas las ventajas de las calderas de gas y para ello es importante contar con profesionales como Combutec, especialistas en accesorios para calderas de gas para conseguir instalaciones más seguras y fiables.

como-funciona-caldera-gas

Deja un comentario